lunes, noviembre 26, 2007

¿Y si barajamos y damos de nuevo en la vía pública?

Como sucede con la polución del aire, tampoco la polución visual empieza de un día para el otro, sino que sucede de a poco, acostumbrándonos cada tanto a un nuevo cartel allí donde antes no lo había, a una nueva... ¿invasión?
Tema polémico y delicado, la polución visual encontró un fin abrupto en San Pablo, la gigante ciudad brasilera donde el alcalde Gilberto Kassab consiguió eliminar buena parte de las publicidades en la vía pública y convertirla en una “ciudad limpia”.
El País de España cronica esta polémica con un interesante equilibrio aquí y remite a un relevamiento fotográfico de la San Pablo sin carteles aquí.
A días del inicio de una nueva gestión municipal, ¿no deberíamos sumar a la agenda una discusión a fondo sobre la polución visual en nuestra afeada ciudad? ¿Sería posible una Córdoba sin carteles que rescate el paisaje urbano en su pura dimensión arquitectónica? ¿O eso haría de Córdoba una ciudad todavía más triste y fea? No lo se. Y lo tiro para el debate. Opinen en Comments.

16 comentarios:

gonzalo dijo...

Una ciudad sin polución visual nunca es una ciudad triste.

Lo malo de “limpiar“ Córdoba es la mala educación de los dueños de los “carteles“ (si es que así se pueden llamar), yo soy el dueño y con mi cartel hago lo que quiero, 1º confirmación de mala educación y la 2º y no menos importante es la creencia popular de que "cuanto más grande el cartel, más lo ve la gente", falso, pero como hacerle entender al mal educado que menos es más.

Íñigo, vos crees que Córdoba algún día quedará limpia? yo lo dudo, ya que los "diseñador@s" que puede llegar al gobierno o municipalidad lo único que hacen es cobrar y sino, miremos la señalización vial de cba ciudad.

gonzalo dijo...

Una ciudad sin polución visual nunca es una ciudad triste.

Lo malo de “limpiar“ Córdoba es la mala educación de los dueños de los “carteles“ (si es que así se pueden llamar), yo soy el dueño y con mi cartel hago lo que quiero, 1º confirmación de mala educación y la 2º y no menos importante es la creencia popular de que "cuanto más grande el cartel, más lo ve la gente", falso, pero como hacerle entender al mal educado que menos es más .

Íñigo, vos crees que Córdoba algún día quedará limpia? yo lo dudo, ya que los "diseñador@s" que puede llegar al gobierno o municipalidad lo único que hacen es cobrar y sino, miremos la señalización vial de cba ciudad.

José V. Berbotto dijo...

Ni una cosa ni otra !!
Creo que un buen cartel, con un excelente diseño y con un análisis de contexto tambien forma parte del paisaje.
No si se será necesario "limpiar" la via pública, creo que basta con que esté menos saturada...
Duda: que estan haciendo los pioneros en el proximity-mkt ??
Eso sería una buena solución, no ??
Saludos...

marcelo dijo...

Córdoba triste y fea? Sucia, seguro... pero para "triste y fea", está Rosario.

Enrique dijo...

Yo creo que si organiza el tema de los carteles y los contenidos de los mismmos muestran creatividad para publicitar un aviso, no está mal, peor que eso y más feo es aún el descontrol que hay en la peatonal con los vendedores ambulantes.

ana dijo...

chicos... creo que la via publica es un medio eficaz y muy necesario, como habitante de cordoba creo que estamos en un estado de saturacion, que se ha perdido la regulacion, que no se respetan normas vigentes, pero lo de san pablo .. patetico... si era paa limpiar la ciudad .. lo hubieran hecho bien..limpiar todo o parte de todo incluyendo las estructuras... queda mucho mas triste ver eso sin el diseño de los avisos, de todos modos reitero ... usar las reglamentaciones.. las ordenanzas ... moderar ... es un medio necesario... sino preguntemos a los politicos que prefirieron este medio a cualquier otro para comunicar o mostrar sus sonrisas y promesas....... de paso ..mensajito a la muni .. que ya esta .. que queremos borrar esos malos recuerdos de las elecciones pasadas... que mande a limpiar por lo menos todo lo politico... y que regule .. regulando se puede limpiar el paisaje!!!

Dgg Félix Agustín Landeau dijo...

Triste y fea Córdoba…la casa Mediterránea que supo verse brillante, colorida, ordenada y pujante; aquella que con sus fachadas añosas y trabajadas, ostentosas cúpulas colmadas de figuras y moles de cemento entremezcladas, permitía un regocijo al los ojos de los ocasionales y propios habitantes.
Esa Ciudad Mediterránea del pasado, hoy suma a sus tantos defectos adquiridos en los últimos años: “La Polución Visual” ¿?
Sería altamente beneficioso barajar y dar de nuevo…en todos los aspectos de organización urbano/social
¿Pero quién tiene la capacidad de hacerlo?
a)Los dirigentes políticos han dado acabadas muestras de incapacidad crónica;
b)la sociedad cordobesa atenta día a día contra su propia casa: arrojando todo tipo de “basura” en la vía pública, pintando las fachadas con leyendas, pegando “horrendos” carteles en cualquier lugar sin una logística de distribución pensada como paisaje, aportando una cantidad alarmante de smog y unos cuantos etcéteras más;
c)las empresas, los empresarios, que están fallando nada más y nada menos que en “la atención al cliente”…¡¡¡la atención de los que “aportan” a sus ganancias!!! si adentro no lo hacen ¿lo van a hacer afuera?;
d)los medios de comunicación, que siempre les falta cinco para involucrarse de lleno y lograr ejercer ese “cuarto” poder con el que han sido bendecidos ¿?

La polución visual…la polución ambiental…la angustia de ver esta ciudad sucia, mal oliente y llena de un cambalache desordenado y grotesco…son todos atributos negativos asignados a sus dueños…¡¡¡los habitantes de la ciudad!!!

Córdoba está como está, porque nadie hace nada para que no esté así…y si la gente no hace nada, es que quiere que esté así…le gusta verla así…o simplemente es “o jeito cordobés”

Comparto con Iñigo, hay que barajar y dar de nuevo...pero esta vez, todos involucrados

Davor dijo...

Creo que la contaminación visual no se soluciona simplemente eliminando la publicidad de la vía pública. Grandes ciudades como Nueva York, Tokio, París están repletas de publicidad callejera y sin embargo su entorno no está saturado, se trata simplemente de grandes ciudades que, como tales, necesitan esos espacios de comunicación. Para poner un ejemplo, durante el último Mundial de Rugby en la capital francesa, se tomó como estrategia de marketing "forrar" los antiguos edificios con gigantografías en las que figuraban los distintos equipos que se disputaban el campeonato. La idea fue muy original y sumamente estética. Sólo requirió planificación.
Córdoba, como la gran ciudad que (deseo) debe ser, no puede escapar tangencialmente a una realidad de la cual no es ajena. Se requiere no más que planificación y control.
Me duele caminar las calles del centro o ir en mi auto por las "grandes" avenidas de la ciudad que amo y que tan deslucida, fea y abandonada se encuentra.
¿No es hora de que como cordobeses comencemos a cambiar esta realidad? Suena a frase hecha, pero todos podemos colaboar en algo. Desde no arrojar un papel a la calle, hasta exigir a las autoridades que cumplan lo que les corresponde.
El intendente electo manifestó el 3 de setiembre que a Córdoba le hace falta "hermosearla". Espero con ansias ver las palabras hechas acciones.
Y deseo también con fervor que cuando se realice una encuesta acerca de cuál es mi relación con la ciudad pueda responder algo más feliz que "somos viejos compañeros".
Gracias por este espacio y perdón por la extensión.

Mariano Quiroga dijo...

La cartelería es necesaria, e incluso es indicio de prosperidad económica. Si hay contaminación visual, ya depende la percepción de cada uno; no creo que afecte demasiado, al fin y al cabo los que vivimos en la ciudad es porque no queremos ni podemos vivir en el campo. La verdad, me parece un tema "bacán y de sobremesa"; hay muchos otros de problemas realmente preocupantes y de difícil solución ¿qué hacemos con las cloacas y la luz de Nva Cba? Eso sí está muy sobresaturado !
Y la limpieza, y el transporte público, y el problema del combustible, y ...

ariel dijo...

Hola Iñigo, el debate la polución visual es más que certero y necesario, ahora bien soy de la opinión que no se debe eliminar ¨toda¨ la imagen publicitaria, sino lograr un equilibrio y regularla como se hizo con las publicidades pintadas en los edificios, donde se obligaba a la empresa a incluir una imagen de Córdoba (el arco, el estadio, la vieja usina, el burrito cordobés o hasta Carlitos la mona Jiménez ) creo que ese tipo de iniciativa ¨regulada y con reglas claras y obligatorias para todas las marcas¨ hace que la ciudad crezca en identidad.

Dick Dastardly dijo...

Creo que la contaminación visual existe y es espantosa, pero la misma forma parte de la "estética" de ciudad tercermundista que cremos no tener.
Carros tirados por caballos en avenidas céntricas, basura en todas las esquinas, vendedores ambulantes por todo nuestro "centro histórico", medios de transporte "humeantes", gran parte de los edificios nuevos de dudosa arquitectura, paredes pintarrajeadas ¡Por los mismos gobernates!...
Digamos que si alguien me pregunta ¿Cómo es Córdoba?, respondería: - Simpática!

Raquel F. dijo...

Planificación!
Para muestra sobra un cartel.
El King Kong que se transformó en monito tití. Hace meses que esa mole de zinc afea la esquina más importante de la ciudad...

Ricardo Luque dijo...

Iñigo. Interesante debate sobre contaminación visual de la Ciduad. Profundizando, hace falta un Plan Estratégico para la Ciudad: qué actividades promocionamos, adonde se instalarán, cómo se trasladarán las personas, cómo se usa el espacio y se cuida el ambiente, etc. Tenemos en ADEC la herramienta para que el futuro inendente nos convoque a consenuar la Córdoba del 2020. Abrazo

Boycordoba dijo...

La polución visual en Córdoba existe, pero solamente amparada por reglamentaciones ineficaces. La cartelería es una parte histórica del ambiente urbano "citadino". Uno nunca pensaría en Broadway sin sus luces, o en Times Square sin sus gigantescos avisos y pantallas, en Las Vegas sin sus marquesinas y carteles gigantescos. La imagen que nos viene a la mente al pensar en Shangai y Hong Kong son skylines iluminadas y fuera de este mundo y eso les da un atractivo muy especial e icónico a cada una de estas locaciones. Sin ir muy lejos, nuestro Buenos Aires y su Av. 9 de Julio también entra en esta categoría. Todo consiste en hacerlo de una forma original y atractiva. De acuerdo a las imágenes que vi de Sao Paulo post-remoción de los carteles parece una ciudad fantasma y desprovista de empuje y en receso, no me pareció una imagen positiva/atractiva.

Imágenes de cada una de las ubicaciones nombradas en ese mismo orden:
http://www.magazineusa.com/images_st2/ny_city/broadway.jpg
http://www.davidmacd.com/images/new_york/100_7172_time_square.jpg
http://vnues.typepad.com/photos/uncategorized/riviera20las20vegas.jpg
http://www.ifloor.com/steve/upload/2007/03/landed_in_shanghai/Shanghai%20-%20Nanjing%20Road.jpg
http://www.eltartalo.com/pix/2006/150106/hongkong-bahia.jpg
http://tk.files.storage.msn.com/x1pnp_rgmi5o53Scwmi7iqsDY4L74pfEZsZqGvyuWEiblnhHodiSEjSP-huK7j1hqXJf4WRVUC10VrECN6iQqJEAOzqiyPG58zRS_nah15UAl-8maDfKGqG_6TCkx-obGEPgy5y0k3jNEI

Boycordoba dijo...

Iñigo: Debido a que en mi comentario previo se cortaron los links a las imágenes, acá dejo un link -a un post de mi blog- con las mismas imágenes.

http://miyoonline.blogspot.com
/2007/12/imagenes-carteleria.html

Lamentablemente, debido al ancho del cuadro del comentario, hay que volver a armar el link para poder verlo. Saludos!

Graciela Fernández dijo...

Iñigo, para ver cómo queda una ciudad sin carteles colgando sobre la calle vení a Río Ceballos. Acá se hizo, y el cambio para bien fue enorme; no sólo recuperamos el paisaje, sino que se siente la vista más descansada. Ojalá en Córdoba hicieran algo parecido.