lunes, diciembre 10, 2007

Hablemos de Cruceros

Por segunda vez en la vida estoy a bordo de un crucero, una experiencia turísticas que –como muchos- en un principio pensé que estaba destinada a personas mayores. Grave error. Mi primer crucero por el Caribe –saliendo desde Miami, allá por el 1 a 1- fue extraordinario y me cautivó eso de movernos con el hotel a cuestas, sin necesidad de andar cargando bártulos. La organización interna de estas moles es impresionante y la vida a bordo tiene todos los espacios necesarios para no aburrirse nunca y todos los servicios que te puedas imaginar.
Este domingo zarpamos del precario puerto de Buenos Aires (una pena no tener una infraestructura adecuada para este mega-negocio) y el itinerario del MSC Sinfonía nos llevará a Punta del Este, Ilhabela, Buzios y Rio de Janiero, retornado a Buenos Aires el próximo lunes 17.
Dicen que los cruceros en el Mediterráneo y en la Polinesia, son realmente inolvidables.
Y vos, ¿estuviste alguna vez en un crucero? ¿Cómo fue tu experiencia? ¿Te “cierra” la relación costo-beneficio? Opiná en Comments.

2 comentarios:

Vic* dijo...

Nunca estuve en un crucero. Siento que es como un shopping.
Por supuesto que se conocen lugares estupendos y la vista constante debe ser increíble.
Sin embargo, me parece que encierra en un lugar con lujos innecesarios, a un grupo de personas que bien podrían estar en cualquier otro lado. No se tiene relación con lo que pasa afuera, con las personas de otros lugares, las relaciones humanas, la cultura.
Ésto último sería para mi vacaciones, o viaje de placer, o lo que sea.

Ines dijo...

Yo viajo todos los años a bordo de uno de los tantos cruceros desde Buenos Aires y es como un super hotel lujoso con cientos de actividades y comodidades.
Lo recomiendo para todas las edades!