viernes, junio 22, 2007

¿Te enteraste quién está en la lona? (El rumor ataca de nuevo)

Rumor. Rumores. Qué tal empresa está mal, mal. Que fulano se está yendo en malos términos. Que mengano será finalmente el que se haga cargo de la gerencia.

Dicen que los rumores son una suerte de “noticia improvisada” y que crecen allí donde la información oficial o bien no existe o bien no conforma. Para las empresas, no es un tema menor: todas las compañías de consumo masivo –y sobre todos los gigantes como Coca Cola o Danone- tienen que lidiar con rumores que cuestionan sus productos. Vos, ¿fuiste “victima” alguna vez de un rumo? ¿Qué fue lo más disparatado –o no tanto- que te contaron como rumor? Opiná en Comments.

4 comentarios:

Cristina Schwander dijo...

Me da temor recordarlo por miedo a que se vuelva a rumorear… jeee… Fuera de broma, hablo de aquella vez que dijeron habernos visto (a Juan Carlos Rabbat y a mí) en el Mundial de Fútbol (de Alemania) y hasta llegaron a decir que… ¡vieron fotos! Corrió la mentira, corrió el rumor… ¡llegamos a mostrar el pasaporte! y así mismo algunos nos creyeron y otro no. La desmentida (en La Voz) nunca salió con el tamaño de la mentira. El daño ya estaba hecho.
Muchas fueron las causas, las situaciones que llevaron a que esto sucediera y no vale la pena recordarlas. Quienes “operaron” lograron su cometido: la duda había sido sembrada y se cumplió la máxima “miente, miente, que algo quedara".

Eduardo Gómez Luengo dijo...

Es cierto que abundan en una organización y un directivo tiene que prestarles cierta atención, aunque sea por eso de que "cuando el río suena... Pero hay de los malintencionados, causar un pretendido daño a alguien o para darse importante el mismo "informador". Hace años la impresión de cupones -eran manuales- para tarjetas de crédito y de cheques, estaba en unas pocas manos que constituían un mafioso oligopolio centralizado en Capital Federal. Cierta vez en un cocktail, había un grupo de 3 ó 4 personas a quienes no conocía, y les oí decir "a Gómez Luengo cierta papelera le regaló un BM” y lo peor es que me habían visto, decían. La verdad era que la empresa que presidía (Diners Club) me había cambiado el coche -como lo hacía periódicamente- por una coupé Taunus.

Candelaria dijo...

Estimados,
Indudablemente el rumor puede ser muy dañino como también una eficaz herramienta para analizar reacciones. Por supuesto que el contexto y el clima en el que se vieve ese momento es crucial para que la difusión del rumor se realice de una manera exponencial. Estaba leyendo los comentarios al respecto y leía el de Cristina, me imagino lo dañino que ha sido en su caso, pero indudablemente ese rumor se fundaba en una situación completamente negativa sustentada por los medios de comunicación. Al mostrar el pasaporte y al no creerles no sólo que pensaban que eran mentiras el no haber ido al Mundial, sino también algunos pensaban que hasta podían truchar un pasaporte. Realmente situación complicada, y que el contexto general de sospecha e irregularidad ganó en la credibilidad de la sociedad por más que digan que no es así. Lo importante es comunicar a tiempo.
En definitiva el rumor es muy dañino pero con una correcta comunicación y un contexto favorable puede ser utilizado como una importante herramienta.

Gonza dijo...

Dicen que infonegocios se va a la lona..jaja..mentira..

Como "hijo del jefe", recibo diariamente distintos rumores..que mi sueldo esto, que no hago esto, que estoy acomodado, que cuando me toque manejar la empresa todo se va al bombo...Ya son comunes para mi, y estoy en un ambiente en el cual es mas lo que se habla que lo que se sabe.

Un abrazo y gracias por la catarsis.